Un autobús y el hogar

El autobús separó dos hogares.
Ambos comparten llavero y bolso.
Ambos son resguardo y calor.
Ambos son cobijo y escondite

El autobús recordó el olvido
y presentó el billete sin viajero.

El frío arraigó la mirada
de quién no necesitaba hablar
y pide. Y pide un si. Y un no.
Y un por favor.

Pide el rincón que sirve de paso,
la alfombra que de tapiz acaparó pinturas
que restó al suelo. El rincón.
El hueco entre puertas. El hueco.
Y las puertas de metal.

La mañana embelleció de nieve los suelos. Sacó los juegos de niños en los recuerdos de mayores.
La noche tumbó de hielo y lluvia los sueños. Comió la vergüenza, la escondió y construyó su madriguera efímera.

Confidente, cómplice y un apretón de manos con sabor a abrazo.

El autobús marco distancia y olvidó.
El abrazo de un bebé la ruptura.

La noche languidece. Y brota el recuerdo.
Sin autobús. Alguien llora la familia
que ignorante duerme pensando el calor de su hijo.

– no sé, quizás el color de piel separó nuestras vidas – quizás la oportunidad – quizás una frontera.

Hoy duermo abrazado, con una mano en mi cama y otra tapando las ranuras de las puertas. Con el corazón en el privilegio, la razón en la pena y el pulso en el alambre.

Anuncios

VersoLando XI

Ser siendo más

mas siendo dividido.

Ser en complejidad.
Y dado en completo
Un pleito a lo establecido
Si ciento ya no es porciento.

Todo cien se subdivide
y viento se lleva todo.

Ser siendo más
creciendo.
Componiendo
Sonando.
Ando en dos.
Y dos en uno.
Anudo desnudo el mundo.

¿Dónde? ¿Cuándo?
De vida en Do.
Comenzando la ViDo.

Dentro

1245163177775_f

Vacío, sin vaso,
ni medidas a medias tintas.

El líquido se llevó flotando
las raíces
y el océano era demasiado amplio
para pescar con caña de dominguero
y ánimo de resaca vacacional.

Coleccionista
en álbumes inconclusos
El domingo llegó demasiado tarde
y hace años que ya no cambian cromos
en la plaza.

Las imágenes fueron pasando
en derrotas televisadas
y banda sonora de lágrima fácil.

Todo era escudo.
Escudo de escollos y recodos.
metal pesado y dilatado.
Óxido de bisagra secuestrada.

El calendario. Un calendario y el reloj.

Una mano, llena el vaso y se lo bebe.
Sin medias tintas, ni enseñanza…
de nuevo vacío.
Un ojo se asoma.
Deforme, se observa y observa.
La lente tupida del fondo
aniquila la realidad.

Aprieta el cinturón
y pasea con la mano encendida
con la servidumbre de suspender
el examen de nuevo.

Las preguntas sin respuestas,
el óxido más oxidado.
Las lágrimas inundan la armadura.

El último trago
se perdió buscando la sed.

 

La pista

persona-melancolica-340x220

Tomar la fuerza del chasquido.
Enfrentarse a la imagen.
Lo frágil como sostén.
La brisa agrietó el espejo
que se desvanece para recrear
la vida cubista sobre el suelo.

En la debilidad como nuevo campo
de batalla y negociación de paz
sin árboles robustos ni terrenos baldíos.
En los riachuelos como cascadas
y las rocas en espera.
En las lágrimas descubriendo su olor.
En el lloro sin metáfora.

Los telares de desvanecen
en cada paso de hoja del taco del calendario.
Y la rudeza del cuero quedó
para segundo de aguante.
No hay tristeza en lo no posible,
sólo no.

En esta vida que cortó los hilos
para crear la red
y olvidó de coserla.
La vida es
mientras un saltimbanqui decidió
en el medio de la pista
dar pirutas para ocultar sus llantos
y alguien espera feliz el siguiente número
sin saber si es mago o payaso.

 

Las matemáticas engañan

Los pobres que lo podemos todo sin poder
Sin poder de el_de_Poder
pero con poderes para poder

Qué mal repartido está el mundo
Unos con tantos (poderes)
y otros con tan sólo uno.

 

Verano del 17

tristeza-de-verno

Demasiado odio
Demasiada exclusión
Demasiado conflicto y demasiada guerra.
Demasiado nosotros, frente a otros.

Esto nunca ira de trincheras
Ni de miradas cortas
Ni de pasados cercanos
ni futuros inmediatos.

Duro verano este
de pocos imponiéndose a muchos.
Duro verano este
que se crece en su ignominia
contra las sonrisas del cotidiano
Duro verano que se enfrenta a las vidas.

Cuando lo blanco es muy blanco, o lo marrón muy marrón o lo negro muy negro.
Cuando un mundo asevera su mundo
frente a otro mundo.
Cuando la fuerza, con la fuerza,
aumenta en crudeza.
Cuando las respuestas siguen siendo
más yo contra otros yoes.

Si fuera pequeño,
y pudiera elegir,
no serían de mi pandilla.

Tweet Poem 21

En ocasiones,
los caminos marcados
florecen

fulgurantes

fehacientemente

si los anda uno mismo
con calzado con el que siempre caminar.

 

X Aniversario Periferias Poéticas

​A por el DÉCIMO ANIVERSARIO:

Primero Shiboleth con el Front-Line y luego Periferias. Y entre tanto… 10 añazos y muchos espacios y momentos.
Se está preparando un supermaratón-encuentro y así celebrar nuestros 10 años y nos apetece contar CONTIGO. Y más si en éstos tiempos, alguna vez estuviste con nosotr@s.

Sábado 21 de enero. De 12h a 20h o más o menos.

En la Escuela Popular de Prosperidad. Calle Luis Cabrera 19

Actuaciones Periféricas & Friends: poesía, música, teatro, danza, etc…

Comida y Bebida, pues habrá, claro. Aunque tocará traerla 🙂

¿Quieres colaborar? ¿Te apetece participar? En cualquiera de lo comentado, incluso alguno más: magia, paellas, ópera…

A nosotr@s nos encantaría verte y que formaras parte.

Si quieres colaborar, en el formato que sea, silba y avisa. O mejor escríbenos a periferiaspoeticas@gmail.com y te contamos…

Pd: Hay quien sabe que no puede faltar.
Más info en http://periferiaspoeticas.wordpress.com

Bordes


​Aprendiendo la fuerza del silencio

Callando en sus aristas

Hoy ser es siempre y hacer.
¡ R e s p i r a !
Nunca también es estar

Acariciar los bordes y amasarlos.

Gritar   desata estómagos encadenados.

Transcursos

Demasiada voz,
Demasiado rápido,

Demasiado que contar

Demasiado.

Tanto que no llega.
Demasiado visto,

Demasiada ventana

Demasiado a través

Demasiado recuerdo

Demasiado.

Tanto que no se mueve.
Del blanco y negro al color

De choza a casa

De casa a piso

De piso a cama sin recuerdos.

De verdades calladas a borbotones.

De silencios buscados
que apagan los gritos

De murallas insostenibles.

De mucho peso para piernas frágiles.

De tanto y más

y ganas de menos.

De muescas ocultadas entre arrugas.

De garrotas contaminadas de dolor.

Cristal endeble.
Sin reloj ni calendario ni sirena.

Hoy anochece igual que amanece.